Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

21 de Mayo de 2018

Granos dañados: alimentación animal y riesgos para la salud humana

Muchas micotoxinas encontradas en los porotos de soja o grano de maíz dañados se pueden transferir al aceite y subproductos como al pellet (harina) o a los expeller (torta)

Aníbal Fernández Mayer

Las condiciones climáticas adversas durante la cosecha afectaron seriamente la producción y calidad de los granos, especialmente al poroto de soja y al grano de maíz, reduciendo significativamente los rendimientos y su valor comercial. Por ende, se ve perjudicado el resultado económico (rentabilidad) de la empresa agropecuaria.

Las enfermedades fúngicas (micotoxinas) del tallo y hoja de la soja y el maíz usan a la semilla para poder difundirse. Muchas de ellas no son tóxicas al ganado vacuno y ovino, aunque hay varias que pueden afectar seriamente la producción animal y a la salud humana.

Por ello, es imprescindible que el productor agropecuario analice la presencia de micotoxinas o, en su defecto, de hongos en los porotos o granos dañados en un centro de investigación especializado.

Las micotoxinas son sustancias tóxicas producidas por ciertos hongos bajo determinadas condiciones físicas, químicas y biológicas.

Entre los géneros de hongos más comunes y peligrosos se destacan: Fusarium spp, Aspergillus spp, Penicillium spp, Alternaria spp, Cercospora spp, etcétera. Las principales micotoxinas producidas por ellos son aflatoxinas, ocratoxina, zearalenona, tricotecenos y fumonisinas.

La simple presencia de un hongo no significa la presencia de la micotoxina que este puede generar, ya que a veces no se dieron las condiciones del ambiente (temperatura y humedad) para ello.

Soja dañada

En muchas muestras dañadas se observó un incremento porcentual, respecto a un grano sano, de la proteína bruta (+-29.5-31,9 a 31,4-38,4%) y de la materia grasa (18,9-21,6 a 19,7-22,5%). Además, aumentó el nivel de energía metabolizable (3,8 a 4,1 Megacaloría de energía metabolizable/kg MS).

Los rumiantes son más resistentes a las micotoxinas que los no rumiantes. Y los animales jóvenes son más sensibles que los adultos.

Impacto en bovinos

Los efectos de las micotoxinas sobre el metabolismo, producción y reproducción animal son:

  • Afectación del hígado, cerebro, pulmón, riñón y corazón (trastornos digestivos).
  • Inmunosupresión.
  • Baja tasa de concepción, aborto y otros problemas reproductivos.
  • Asociado a la cetosis clínica y subclínica y/o deficiencias nutricionales.
  • Asociado con enfermedades infecciosas, parasitarias (por inmunosupresión).
  • Menor consumo de alimentos, especialmente, los dañados.
  • Reducción de la producción (carne o leche).
  • Riesgos de transmisión a carne, leche, aceite

Muchas micotoxinas encontradas en los porotos de soja o grano de maíz dañados se pueden transferir al aceite y subproductos como al pellet (harina) o a los expeller (torta).

Y lo más preocupante, es que muchas de ellas se pueden transferir del metabolismo animal, a través de la sangre, a la carne, leche y grasa, y que al ser consumidos puede producir intoxicaciones.

  • Aflatoxina: Se puede encontrar en grandes cantidades en la leche y subproductos lácteos. Además de afectar seriamente el vacuno.
  • Ocratoxina A: Si bien los efectos negativos son leves en los animales adultos, pueden ser muy tóxicos (mortal) en teneros pre-rumiantes o monogástricos.
  • Zearalenona: Afecta a la reproducción (infertilidad) y producción del ganado, vacuno, cerdos y ovinos.
  • Tricotecenos: Es muy potente en el ganado vacuno (gastroenteritis, hemorragias intestinales y muerte).

Cuando los animales están en contacto directo con granos o porotos afectados por micotoxinas, generalmente, reducen significativamente el consumo de ellos. Además, se muestran intranquilos y a veces, se niegan a entrar a pastorear un cultivo "enfermo" como puede ser el caso de maíces diferidos con espigas "dañadas" en planta.

Es imposible hacer una recomendación "seria" para aprovechar con el ganado un poroto o grano dañado por hongos, sin antes conocer si hay micotoxinas y en qué concentración.

Debido a la complejidad del tema y que se pueden transmitir las micotoxina a la carne, grasa y leche, con serios riesgos de afectar la salud humana, es imprescindible hacer un análisis de los hongos y de las micotoxinas presentes en el poroto o grano dañado en centros de investigación especializados que hay en todo el país.

El autor es nutricionista del INTA Bordenave

La Nación