Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

19 de Junio de 2018

Con la devaluación bajó el peso impositivo sobre la renta agrícola

CÓRDOBA.- La combinación de varios factores -entre ellos la última devaluación, los mejores precios internacionales respecto del año pasado, la reducción de las retenciones (tras la eliminación en trigo y maíz, entre otros productos, en soja están bajando 0,5% por mes), la mayor participación del maíz en la campaña agrícola y los cambios impositivos que se vienen realizando- provocó una caída en la participación del Estado vía los impuestos sobre la renta agrícola. Se redujo casi nueve puntos en un trimestre del 64,1% en marzo último al 55,8% la semana pasada (de cada $100 de renta que genera una hectárea agrícola promedio $55,80 se los llevan los distintos niveles de gobierno), según un índice que elabora la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA).

Según explicó el economista de la FADA David Miazzo, de todas las variables el salto del dólar es el factor que tuvo más peso. "Pero el resultado final es una combinación", dijo a LA NACION. El índice FADA marcó un promedio de 55,8% en la participación del Estado, y desagregado dio 66,4% para soja, 40,6% en maíz, 39,8% en trigo y para girasol, 51,4 por ciento.

En comparación con un año atrás, los precios internacionales y los internos mejoraron. En el caso de la soja, subió 10% a nivel internacional y 15% en el mercado local para el valor disponible (incluye el efecto por la reducción de retenciones). En el maíz, los aumentos fueron parejos, con 11% en los dos mercados.

Cuando la devaluación le gana a la inflación, el impacto es positivo sobre los sectores exportadores. Así, la suba del dólar genera que se amplíe el valor de la producción y eso hace que caiga la participación del Estado en la renta agrícola. En esta línea, en los últimos doce meses la devaluación fue del 55,6%, duplicando la inflación del período, según consigna el trabajo de la entidad.

En tanto, los costos totales aumentaron un 13,8% con respecto a marzo pasado, con mayor impacto de los rubros de labores y fletes (impactados por el alza de combustibles). Los insumos, al estar dolarizados, subieron conforme al dólar. Para la entidad, el 59% de los costos de una hectárea de soja están dolarizados, mientras que el restante 41% se encuentran pesificados. En el caso del maíz, como los fertilizantes y las semillas tienen más peso, la dolarización alcanza el 62 por ciento.

La participación del Estado crece en la soja porque es el único cultivo con retenciones. Según el reporte, al haber una menor cantidad de soja en el área total sembrada, este factor hace que baje el índice general. Desde enero, las retenciones en la soja empezaron a bajar 0,5% por mes. Ya pasaron de una alícuota del 30% en diciembre pasado a un nivel del 27% este mes. Esa baja representa unos US$12 por tonelada.

En una comparación por provincias claves para la producción, Santa Fe registró la participación del Estado más alta sobre la renta del productor, con un 59,5%, y San Luis la más baja, con el 52,8%. Córdoba mostró una participación del 55,3%; Buenos Aires, un 59,1%, y La Pampa, el 53,8 por ciento.

Para la FADA, Santa Fe tuvo el impacto más elevado en trigo y girasol, mientras que Buenos Aires en soja y maíz, pero el menor en girasol. Córdoba registró el menor nivel en soja, maíz y trigo.

De acuerdo con el relevamiento, en los casos de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y La Pampa se consideraron los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol, mientras que para el caso de San Luis solo se tomaron soja y maíz, que explican el 95% del área.

Que San Luis tenga una participación del Estado en la renta inferior a las otras provincias se explica, según Miazzo, por la importancia del maíz allí. "Mientras a nivel nacional hay dos hectáreas de soja por cada una de maíz, en San Luis hay 0,8 hectáreas de soja por cada una de maíz", señaló.

La Nación – Gabriela Origlia