Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

02 de Octubre de 2018

Clínica de fierros: Todo lo que hay que tener en cuenta antes de sembrar soja de segunda

El especialista en maquinaria Juan Bautista Raggio brinda claves de bajo costo de operación pero alto impacto en el resultado.

Antes de iniciar la siembra de segunda fecha, luego de la cosecha fina, o en los lotes de siembra tardía de los cultivos de verano conviene tener presente algunas claves de bajo costo de operación, pero alto impacto en el resultado. A continuación se listan algunos controles de práctica.

Tubos de bajada. Que se encuentren en buen estado, limpios, y con su posición lo más verticales posible a fin de lograr una circulación de la semilla libre de trabas. Ello influirá en la distribución de la semilla en el surco.

Surcadores. Verificar que cada doble disco cierre completamente la “V”. Cuando no es así, y los discos están distanciados debido a su desgaste, forman un surco en forma de “W” con lo cual la posición de la semilla en el surco se ve desuniforme. Ello afecta la germinación y la emergencia, generando plantas dominadas y pérdida de rinde potencial.

Cuchillas, controlar desgaste. Si el diámetro de las cuchillas se ve reducido, puede ocurrir que no se pueda clavar la hoja hasta la profundidad necesaria, con lo cual no se obtendrá el trabajo de preparación del terreno para el doble disco y las ruedas tapadoras. La implantación no resultará como la buscada, y se generarán fallas o retrasos en la emergencia.

Alineaciones. Cada cuchilla debe estar alineada con el surcador doble disco correspondiente, de lo contrario, con cuchillas desplazadas sobre su travesaño, aunque sea a una distancia imperceptible a simple vista, la sembradora tenderá a cruzarse respecto de su línea de avance. La distancia entre las hileras no será la buscada. Ello puede notarse si los brazos de los marcadores necesitan diferentes longitudes.

La pisada de la rueda motriz. Debe haber un patinamiento controlado de la rueda, el menor posible y uniforme en todo recorrido de la sembradora. De lo contrario, de presentarse patinamiento excesivo o fluctuante, se verá afectada la distribución de la semilla y la densidad de siembra. Para evitar este problema, es necesario controlar la presión de inflado de la rueda que deberá ser de acuerdo al manual de uso de la máquina. De la misma manera se controlará la carga del resorte, que afirme de manera correcta la rueda contra el suelo, midiendo la longitud de dicho resorte, y comparar esta dimensión con las consignadas en el manual de la máquina. El estado de la cubierta deberá ser bueno con sus barras, o dibujo de la banda de rodadura en buen estado.

En las máquinas con más de una rueda, será oportuno verificar que el patinamiento en ambas sea el mismo, y si cada rueda acciona una cantidad diferente de cuerpos, tener presente que el patinamiento puede ser diferente. Si tal diferencia resultara no admisible por los límites impuestos por las exigencias del trabajo o las aspiraciones del sembrador, se podrá regular la carga del resorte. Si se recurriera a la presión de inflado, será bueno recordar que la presión depende luego de algún limite, el desarrollo de la rueda el cual puede afectar también la densidad de siembra y la distribución de la semilla.

En el caso de trabajar con sembradoras airdrill es bueno recordar que del régimen de la turbina depende el caudal de aire, el cual puede afectar la distribución de la semilla. Por ello es necesario controlar el régimen de las turbinas, si es más de una deberá ser igual en todas. Asimismo, será bueno controlar la limpieza de los conductos y lugares de la circulación del aire, desde que sale de la turbina hasta que llega al surco.

Recuerde que, superada una cantidad de semillas por metro de surco, por ejemplo unas 15 o 16 aproximadamente, una siembra a chorrillo con un buen dosificador y un bien puesto tubo de bajada, brindarán una distribución que nada deberá envidiar a la placa mecánica o neumática.

Clarín – Juan B. Raggio