Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

22 de Noviembre de 2018

La cuarta mejor cosecha de trigo en Córdoba desde 1960

Es la proyección de la Provincia. La producción del cereal se ubicaría en 3,7 millones de toneladas, 9 por ciento inferior al año pasado pero casi el doble del promedio de los siete ciclos previos.

El secretario de Agricultura de la Provincia, Marcos Blanda, informó que la estimación oficial de cosecha de trigo 2018/19 en Córdoba alcanza las 3,7 millones de toneladas.

Si bien esta cifra está nueve por ciento por debajo de las cuatro millones de toneladas del año pasado, supera por casi el doble a las 2,5 millones de toneladas de promedio de las últimas siete campañas.

Sucede que desde 2016 se incrementó notoriamente la siembra y la aplicación de tecnología, gracias a las medidas oficiales que le quitaron trabas al trigo, como la eliminación de las retenciones (ahora restablecidas) y de los Registro de Operaciones de Exportación (ROE).

“Si se cumple esta previsión, será la cuarta mejor campaña triguera desde el año 1960 hasta hoy”, remarcó Blanda. Según los datos oficiales, el valor más alto se dio en la temporada 2015/16 con 4,5 millones de toneladas, mientras que el segundo fueron las cuatro millones de toneladas 2016/17 y el tercero, las 3,8 millones de 1964.

Datos

El pronóstico del Gobierno es levemente superior al de la Bolsa de Cereales de Córdoba, que ubicó la zafra triguera provincial en torno a 3,4 millones de toneladas. La gran diferencia entre ambas estimaciones es que la entidad bursátil espera una caída interanual mayor (24 por ciento) porque calcula una base comparativa (cosecha 2017/18) superior: 4,4 millones de toneladas.

Un dato que sorprende del cálculo oficial es que ubica al área triguera actual en casi 1,4 millones de hectáreas, 16 por ciento o 200 mil hectáreas por encima de las 1,2 millones del ciclo anterior, cuando las estimaciones privadas han hablado de una siembra levemente superior o inferior.

La clave para que el resultado final sea negativo en relación a la campaña previa es que la falta de lluvias ocurrida en el invierno más el efecto de algunas heladas tardías redujeron 22 por ciento los rindes promedio, de 34 quintales por hectárea a 26.

La Voz del Interior – Favio Ré