Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

13 de Febrero de 2019

Maíz: en la pulseada con las plagas, la naturaleza siempre gana

Buscan concientizar a los productores sobre cómo cuidar las tecnologías del cultivo, sobre todo el gen Bt.

La presión de plagas sobre los maíces Bt forma parte de una de las preocupaciones del sector semillero que busca preservar las tecnologías existentes contra esta problemática. Para ello, la industria, representada en ASA, en conjunto con instituciones como Aapresid están trabajando en concientizar a productores sobre cómo cuidar las tecnologías aplicadas en los híbridos. ¿El monitoreo y el manejo de refugio, la solución?

Desde Aapresid, a través REM, se recomienda el monitoreo exhaustivo del cogollero, plaga que se comporta como cortadora, defoliadora, cogollera, granívora o barrenadora, dependiendo del estado fenológico del cultivo y que puede causar importantes daños. A su vez, se está trabajando en el testeo de la eficacia de los diferentes eventos e insecticidas existentes, buscando su complementación y haciendo hincapié en el momento oportuno y forma de la aplicación, para no fallar.

En diálogo con el Gerente General de ASA, Alfredo Paseyro, sobre la situación actual de la cadena de producción y el cuidado de las tecnologías para eficientizar el rinde, comentó: “A partir de problemas que aparecieron en campañas anteriores con plagas, básicamente resistencia en maíces Bt, analizamos cuál era el plan tecnológico en adelante. La conclusión fue que no se generaría nada nuevo en los próximos 10 años. Entonces qué hacemos con lo que hay, la palabra es cuidarlo”.

“Como industria hicimos una cosa muy básica; primero dar visibilidad de esto, empezar a concientizar y buscar cuáles son los aliados estratégicos para conversar y abordar este tema. Ahí fue cuando comenzamos a tomar contacto con Aapresid donde buscamos fortalecer la relación en el aspecto comunicacional que es dónde la institución más llegada tiene con su Congreso, Agricultura Sustentable Certificada, con su revista, etc.”.

Y continuó, “comenzamos con el control de los maíces Bt y pensamos en extenderlo a soja y algodón, e incluirlo dentro de la problemática del manejo integral de la plaga. Nuestra visión es que la naturaleza siempre gana; sabemos que se van produciendo resistencias a todo lo que intenta hacer el hombre para domesticarla”, sentenció.

Y agregó: “Dentro del manejo integrado de plagas, buenas prácticas agrícolas, uso responsable de las tecnologías con una mirada sustentable es que estamos trabajando y compartiendo información en relación al manual de trabajo de cada uno de los actores. La recomendación que hacemos desde ASA para el caso de maíz Bt es un refugio estructurado del 10% del lote para cogollero y para el caso de Diatraea está la posibilidad del refugio en bolsa que viene mezclado en la semilla”.

“Estamos transitando esta tercera campaña y los resultados del año pasado mostraron que mejoró la adopción del refugio en maíz Bt del 23 al 33%, en líneas generales”.

En el llano, y sobre la pérdida de la eficacia de las tecnologías aplicadas al cultivo, el Ing. Agr. Roberto Peralta, Especialista en Protección Vegetal, focalizó sobre el accionar de cogollero en maíces Bt y alertó: “Si se llega a combinar un avance de la resistencia con un ataque de alta presencia como se vio hace unos 10 años atrás, lo maíces van a sufrir una pérdida importante a nivel país”.

El cogollero, Spodoptera frugiperda, es una plaga que en nuestro país inevitablemente está presente en todas las hectáreas de maíz, desde el norte argentino hasta la pampa húmeda; “lo que varía dentro de esas zonas es la severidad con que la plaga ataca los distintos lotes, que se visualiza con mayor fuerza en el NEA y NOA, aunque también hay zonas de ataques muy fuertes en Entre Ríos, norte de Santa Fe y norte de Córdoba”, explicó Peralta.

“Vemos que el avance de esta plaga en los últimos años se debe específicamente a la resistencia que se está presentando y no en función de una alta presencia, de hecho, los especialistas coincidimos con que ha habido una caída de la actividad de lepidópteros. Y en lo que refiere a esta plaga puntual, no hemos tenido ataques tan fuertes como hace unos 10 años atrás, por ello preocupa que a pesar de haber menos ataques se haya visto presencia de cogollero en maíces que tenían resistencia, de esta manera, la tolerancia en estos materiales está avanzando”.

Para garantizar la sustentabilidad del sistema “debemos retrasar lo más posible la resistencia de la plaga y el eje principal para ello es conocer bien su biología y cómo manejarla, de esta manera se extiende la implementación de esta tecnología y se disminuye el uso de controles químicos”.

El monitoreo, la clave

En zonas de alta presión, con híbridos sin eventos de control o con algunos de media eficacia, son necesarias una o incluso más de una aplicación de insecticidas. Existen en el mercado varias opciones efectivas, siendo importante conocer su comportamiento y su sitio de acción para rotarlos en caso de necesitarse más de una aplicación.

Pero para lograr un tratamiento insecticida efectivo son claves dos cuestiones, además del producto: el correcto monitoreo y la aplicación en tiempo y forma. Si bien esto es una constante para las plagas, en cogollero se acentúa marcadamente. El monitoreo debe ser exhaustivo, cada 7 días como máximo, pero más frecuentes en zonas y fechas de rápido crecimiento, contando el daño en 10 estaciones de 100 plantas consecutivas, a partir de la primera observada con daño.

El uso de refugio es clave para darle durabilidad a esta valiosa tecnología, sin embargo su adopción es aún baja por parte de los productores.

Para dar batalla es necesario un refugio

Una de las principales recomendaciones desde el programa REM de Aapresid para el uso de la tecnología Bt es la implementación del refugio. Sin embargo, surgen dudas de productores principalmente sobre su manejo, beneficios y rentabilidad. En diálogo con la Ingeniera Agrónoma María Luz Zapiola (ASA) y en función a la problemática que genera esta plaga, especialmente en zonas de alta presión como ser el norte del país, el manejo del refugio es indispensable para mantener esta tecnología eficiente a largo plazo.

Vale aclarar que el refugio es una porción del lote de maíz Bt (transgénico protegido contra insectos) que se siembra, en la misma fecha, con un híbrido no-Bt de ciclo similar.

“El principal beneficio de la siembra de refugio es retrasar la selección de insectos resistentes a las proteínas Bt. El desarrollo de resistencia es un desafío para la producción de maíz debido a que la pérdida de protección del cultivo frente a los insectos implica tener que aplicar más insecticidas, perder flexibilidad de manejo, menor calidad de grano y perder la posibilidad de hacer maíz de segunda o incluso desaprovechar toda posibilidad de sembrar maíz en zonas de alta presión de plagas”.

Sobre el manejo de refugios para eficientizar la producción: “El objetivo es permitir la generación de insectos adultos susceptibles para que se crucen con los resistentes que pudieran seleccionarse en la porción Bt del lote y que dejen como descendencia individuos susceptibles que la tecnología Bt puede controlar. Así se mantendrá baja la frecuencia de las características de resistencia en la población. La clave para lograr refugios efectivos está en conseguir un equilibrio entre la producción de insectos adultos susceptibles en el refugio y el daño que puede tolerar el cultivo sin disminuir sustancialmente el rendimiento, para esto es clave monitorear el cultivo durante todo el ciclo”.

Clarín - Aapresid