Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

21 de Mayo de 2019

Entre Ríos: la superficie sembrada con soja cayó pero el balance de la cosecha es positivo

En la tendencia influyó la mayor siembra de maíz y los anegamientos de diciembre, que impidieron sembrar una parte de los lotes tardíos. La buena, los rindes están por arriba de la media.

A pesar de que todavía falta cosechar una parte de los lotes con soja en Entre Ríos, ya hay algunos datos para realizar un primer balance. La Bolsa de Cereales entrerriana informó que la superficie sembrada, un área de 1,1 millón de hectáreas, fue la más baja de los últimos 16 años.

Son 109.400 hectáreas menos que las que se implantaron el año pasado. En porcentaje es una caída del 9%, que se explica sobre todo por dos causas: el crecimiento de la superficie con maíz y el impacto de las intensas lluvia del verano.

“La disminución en el área de la oleaginosa se debe en parte al crecimiento del área de maíz, pero fundamentalmente a la reducción forzosa de la intención original debido a los excesos hídricos a partir de diciembre que imposibilitaron las labores de siembra”, explican los técnicos de la entidad.

Hay que recordar que en el otoño del año pasado, los productores sembraron todo el trigo que pudieron para intentar “atajar” las deudas que dejó la sequía, que derrumbó los rendimientos de la soja, que apenas superó una media de 1.000 kilos por hectárea, y del maíz.

En este escenario, se implantaron 108.300 hectáreas más de trigo. Lógicamente, al aumentar la superficie con trigo también se incrementó la intención de sembrar lotes de soja tardíos, que se implantan después de trillar el cereal. Pero el problema fue que muchos de esos cultivos no se pudieron sembrar con la oleaginosa por las constantes lluvias de diciembre y los primeros días de enero.

Así, se replegó el área que ocupó la soja y creció en más de 50.000 hectáreas el maíz. Pero este dato solo no alcanza para hacer un balance equilibrado de la cosecha sojera.

Pero también hay una gran diferencia entre una campaña y la otra: los rindes. “La soja de primera estuvo arriba de los 30 quintales y con picos de 42 quintales, en la soja de segunda el promedio parece estar cerca de los 26 quintales, con máximos de 35 quintales”, le contó a Clarín Rural Henri Vicentín. Es asesor del CREA Montoya y sigue de cerca lotes cercanos a Diamante, Victoria y Nogoyá.

Una situación similar se dio en los campos cercanos a Gualeguaychú y Villaguay. “Los rindes están por arriba de la media, con cifras que oscilan entre los 32 y 34 quintales en la soja de primera que se sembró en fecha, en noviembre”, contó el asesor entrerriano Rolf Müller.

En el caso de la soja de segunda, precisó que hay un 30% de los lotes que van a rendir menos o que se perdieron por las dificultades climáticas, pero lo que se implantó bien va a estar por encima de la media. “Aunque es cierto que hubo pérdidas importantes de superficie en los planteos que se sembraron en diciembre”, confirmó Müller.

La cotización actual de la soja no ayuda, pero así y todo el balance de muchos productores es positivo. El excel de una empresa que siembra unas 800 hectáreas de soja, maíz y trigo cerca de Montoya es un buen ejemplo de cómo se dieron los números. En trigo, la producción aumentó un 5% -respecto del año pasado- y los ingresos un 12% (las cotizaciones fueron buenas durante el verano). En el maíz, gran protagonista de esta campaña, la producción y los ingresos crecieron 16%. En la soja, la trilla aumentó un 10% y los ingresos cayeron un 6% (por la baja en el precio). Si se promedian los tres cultivos juntos, el resultado es que la producción creció 8% y los ingresos 2%.

Con la cotización que se proyectaba para la soja -cercana a los 340 dólares por tonelada-, los números habrían sido mucho más favorables, pero la mayoría de los asesores y productos no la definen como una mala campaña.

A nivel país, ya se trillaron más del 70% de las lotes de soja, con un rendimiento promedio de 36 quintales por hectárea, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Clarín – Gastón Neffen