Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

28 de Agosto de 2019

Vassalli espera la llegada de un posible inversionista

La emblemática empresa de cosechadoras recorta desde hoy más horas de trabajo, de seis a cuatro, ante la crítica situación que enfrenta.

Las acciones encaradas desde varios sectores para apuntalar y mejorar el funcionamiento de la fábrica Vassalli Fabril aun no encontraron el resultado esperado y la crítica situación de la empresa se agravó aunque espera el desembarque de posible grupo inversionista extranjera que la ayudaría a salir adelante.

Pero lo cierto es que por estas horas la emblemática industria de cosechadoras establecida en Firmat atraviesa una coyuntura sumamente compleja ante la falta de ventas y de capital de trabajo para producir.

Tal es así que haber reducido de 8 a 6 horas las jornadas de trabajo para achicar gastos no fue suficiente y desde el lunes sólo trabajará cuatro horas diarias, lo que describe el difícil y preocupante momento por el que transita.

Aunque ya es sabido que viene lidiando con dificultades desde hace tiempo lo descrito no deja de ser un cachetazo a la expectativa que generó la fuerte movida en busca de soluciones encarada junto a representantes de la firma por autoridades gremiales del sector metalúrgico y políticos.

Si bien aún se siguen haciendo gestiones en distintos frentes a partir de lo surgido en reuniones en Rosario, Buenos Aires, y Firmat, de las cuales dio cuenta La Capital, no hay señales de prosperaron con la premura que exige la situación aunque se sigue insistiendo.

Ni siquiera se logró aún la renovación de los Repro que venía recibiendo la empresa del Estado nacional para enfrentar el pago de parte de salarios y tampoco hubo definiciones que permitan abrochar un acuerdo con el Banco Nación para financiar venta de maquinarias mediante créditos prendarios, cuya posibilidad aún parece existir pero al no haber concreciones despierta dudas. Y lo mismo sucede con otras chances que se barajaron para el salvataje de la empresa y empiezan a perder fuerza en medio del contexto de crisis económica que azota al país y corroe las perspectivas de reactivación productiva.

Desde Kazakhstan

No obstante, una luz de esperanza apareció con fuerza en los últimos días tras que la socia mayoritaria del paquete accionario de la empresa, Mariana Vassalli, confirmase que un grupo inversionista de Kazakhstan vendrá a Firmat en el transcurso de la primera quincena del próximo mes para intentar cerrar un acuerdo.

"Las conversaciones se vienen dando desde hace más de un año", aseguró la empresaria firmatense en declaraciones a la televisión local y regional por cable TDC. Y con la vista puesta en la concreción una posible alianza estratégica indicó en esa misma dirección que "la idea es hacer algún tipo de negocio que es el problema de fondo de la empresa".

Vassalli además aseguró que la empresa está abocada a trabajar para hacer frente al pago de las obligaciones salariales. Y en ese contexto explicó: "Estamos en negociaciones para recibir auxilios del gobierno provincial y nacional e insistiendo en diferentes líneas de financiación para que los trabajadores puedan recibir algo de plata semanalmente".

La firma también necesita asistencia para la compra de insumos destinados a apuntarlar las actividades productivas a través de estrategias comerciales para mejorar las ventas de la mano de concesionarios de la marca, para lo cual sería clave el apoyo del Banco Nación en materia de préstamos prendarios que sigue siendo una iniciativa que despierta incertidumbre.

El secretario general de la sección firmatense de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Diego Romero, explicó a la prensa que el nuevo recorte de las horas de trabajo en Vassalli surgió de "un consenso entre la empresa y los trabajadores que desde este lunes estarán en la planta sólo cuatro horas, pero seguirán cobrando lo mismo, aunque haya sido en cuenta gotas, que cuando cumplían seis".

En ese marco, explicó que la medida apunta a que los operarios "no estén tanto tiempo en (el establecimiento fabril) sin realizar actividades ya que no hay insumos y poco para hacer", y abogó para que en el horario que están desafectados puedan al menos "realizar otro trabajo fuera de la empresa" para mejorar sus ingresos.

La Capital (Rosario) – Gustavo Orellano