Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

03 de Agosto de 2020

Maquinarias con dosificaciones y distribuciones cada vez más precisas

Mas allá de pandemias, coronavirus y brechas entre dólar que se aplica para la compra de insumos y el valor dólar para la venta de las cosechas, el productor esta dispuesto a fertilizar. Así lo expresa la tendencia a la suba en consumo de fertilizantes relavado por los especialistas en el tema.

De la mano de esta tendencia los usuarios buscan distintos sistemas de aplicación que resuelvan problemas típicos de la distribución con granulados.

Es oportuno recordar que en toda aplicación se busca uniformidad de distribución del fertilizante, y que el ajuste de la dosis en kilos por hectárea (kg/ha) permita rangos amplios de valores. Dede pocos kg/ha hasta más de 300 ó 400 kg/ha.

Entre las alternativas preferidas por los productores, para usar en superficies de trabajo extensas y con el piso de los lotes más bien parejo, se pueden mencionar las fertilizadoras esparcidoras de dos platos contra rotantes con paletas.

Estos son eficaces con gránulos de buena esfericidad, uniformidad de tamaño y dureza. Con uno o más de estos tres factores en disminución, se dificulta lograr la uniformidad de distribución buscada.

Asimismo, la higroscopicidad, es decir la tendencia del gránulo a formar cascotes y costras con la humedad ambiente, también desmejora la uniformidad de distribución. Es decir que la calidad del fertilizante influye en forma notable en la uniformidad de distribución lograda. También, el trato que la paleta le brinda al granulado es importante para evitar la pulverización de cada gránulo que perjudica la uniformidad de distribución.

Por otra parte, estos equipos se destacan por su capacidad de trabajo expresada en hectáreas fertilizadas por hora, habiendo modelos que llegan 45 ha/h y 65 ha/h. Existen modelos que superan los 30 metros de ancho efectivo de trabajo.

Por otra parte, por su baja demanda de potencia, la velocidad de avance puede superar los 18 km/h.

Entre los avances tecnológicos introducidos en los últimos tiempos en estas máquinas figuran los motores hidraúlicos de caudal variable que mueven los platos contra rotantes. Ello permite ajustar el ancho de distribución sobre la marcha, para cerrar una amelga sin desperdiciar nutrientes por arriba de un alambrado hasta un lote vecino o un camino.

En otros modelos con platos, la dosificación se regula mediante la apertura (eléctrica) de una compuerta instalada en la parte posterior de la tolva. Esta regulación se combina con la velocidad de desplazamiento (hidráulica) de una cinta trasportadora que conduce el fertilizante hacia la salida (compuerta) en la parte posterior de la tolva.

Cuando la rugosidad o poceado del suelo, o los vientos, o la calidad del granulado presentan inconvenientes, una solución interesante son los equipos que conducen el fertilizante por flujo de aire generado desde una turbina. En ellos, la dosificación se realiza por un rotor mecánico en la base de la tolva. Son equipos que se instalan con éxito sobre las pulverizadoras. Los anchos de trabajo rondan los 30 metros.

Cuando cuestiones de clima, suelo y rastrojo, hacen preferible la incorporación del fertilizante al suelo, se pueden usar las tolvas air drill que se instalan sobre rastras de discos o de dientes. De esta manera el granulado se mezcla con la tierra a medida que se hace su laboreo.

Para una incorporación de bajo costo operativo con gran capacidad de trabajo, se puede instalar una tolva air drill sobre una rastra de discos encadenados que laborean a 3 o 5 cm de profundidad.

Si se prefiere inyectar el fertilizante, localizándolo en un surco a profundidad definida, se prefieren las tolvas air drill instaladas sobre bastidores con diferentes surcadores para “inyectar” el fertilizante en un surco. Se suele trabajar con surcadores doble disco o monodisco entre otros.

La ubicación del fertilizante es precisa y el costo operativo del equipo es algo mayor que los anteriores casos debido a que trabaja a velocidades de 8 a 10 km/h según suelo y potencia disponible, y los anchos de trabajo son similares a los de las sembradoras de tolvas lineales (tradicionales no air drill). Es decir, en torno a 10 metros de ancho.

En general, con los nuevos desarrollos de fertilizadoras se busca bajar costos y proteger al ambiente mediante dosificaciones y distribuciones cada vez más precisas.

CLARÍN