Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

Oficinas comerciales

Calle Pública S/N (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

12 de Octubre de 2017

“Las inundaciones tienen que ver con el Cambio Climático pero más con el uso del suelo”

Lo dijo un especialista del Instituto Nacional de Agua (INA). Aseguró que, aun cuando no hubiera más lluvias, la “agriculturización” habría generado una situación comprometida con las napas.

A nivel nacional, más de cinco millones de hectáreas sufren problemas de inundaciones o anegamientos, de acuerdo a cálculos oficiales.

Se trata de un fenómeno que viene repitiendo y agravándose en los últimos años, producto de un aumento del nivel de precipitaciones, la falta de obras pero también otro aspecto fundamental: el cambio ocurrido en las últimas décadas en el uso de los suelos.

“La agriculturización ha influido significativamente en la situación de napas altas”, señaló Ángel Menéndez, jefe del Programa de Hidráulica Computacional del Laboratorio de Hidráulica (LHA) del Instituto Nacional del Agua (INA), en el marco del Congreso CreaTech que se desarrolla en Córdoba.

Panorama

Para Menéndez, “la problemática de los excedentes hídricos se va a quedar” y sostuvo que se debe a un doble factor: “Tiene que ver con el Cambio Climático pero más con los cambios en el uso del suelo”, disparó.

El especialista mostró un mapa elaborado por el INA que certifica que, desde 1960 hasta ahora, el nivel de precipitaciones promedio en la región pampeana fue creciendo, aunque aclaró que esta tendencia “no es inexorable”.

En realidad, consideró que el Cambio Climático lo que produce fundamentalmente es un aumento de las temperaturas y, en materia de lluvias, una modificación en los patrones: un incremento de la frecuencia de las precipitaciones extremas y localizadas en determinadas zonas, mientras que otras no reciben agua.

De todos modos, a partir de diversos análisis desarrollados en el INA, Menéndez llegó a la conclusión de que “aun sin aumento de precipitaciones, con el cambio en el uso del suelo se hubiera llegado lo mismo a una situación comprometida con las napas”.

Por eso, opinó que es una buena estrategia el aumentar la rotación de cultivos. “El doble cultivo es una herramienta muy interesante para encarar el control de napas”, enfatizó.

La Voz del Interior – Favio Ré