Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

22 de Enero de 2018

ADM está interesado en competir para quedarse con Bunge

La gigante cerealera Archer Daniels Midland (ADM), con sede en Chicago, se perfila para entrar en una guerra de ofertas junto con la multinacional Glencore, con el fin de quedarse con el negocio de otra gigante como Bunge.

Según difundió The Wall Street Journal, la compañía adoptó un "enfoque de adquisición" de Bunge Ltd, tal como precisaron fuentes familiarizadas con el negocio. Así, se mete en una pelea de grandes, después de que Glencore realizó una propuesta por la compañía agrícola en mayo pasado. Sin embargo, se afirma que todavía los detalles de esta aproximación no están claros y es posible que ninguna compañía finalmente logre comprar Bunge, que tiene un valor de mercado de alrededor de u$s 9800 millones. La valoración de ADM se alza hasta los u$s 22.600 millones. Justamente, ambas representan la "A" y la "B" de los denominados ABCD, las gigantes mundiales de comercialización de materias primas que dominan el flujo mundial (con Cargill y Louis Dreyfus Commodities).

En mayo, Glencore intentó adquirir Bunge, algo que finalmente no se concretó, y que precipitó un acuerdo que le impide temporalmente a Glencore hacer una oferta hostil por Bunge. Según el diario estadounidense, no está claro si el interés de ADM reconoce dicho acuerdo que expira en las próximas semanas, y le permite a Glencore hacer una nueva movida. Sí resalta que un acuerdo con Bunge, que enfrentaría fuertes obstáculos regulatorios, representaría un cambio estratégico para ADM, ya que si bien esta empresa mantiene una de las redes comerciales agrícolas más grandes del mundo, la compañía en los últimos años ha priorizado la inversión en ingredientes alimentarios y saborizantes, que los directivos pregonan como más rentables y más estables que una industria de granos cada vez más volátil.

El Cronista