Oficinas comerciales

Ruta 20 KM 111 (CP 3248)

Villa San Marcial, Entre Ríos

Argentina

Estudio contable

03445 481721

Oficial Aguet 945 (CP 3170)

Basavilbaso, Entre Ríos

Argentina

19 de Abril de 2018

La soja del sur de Santa Fe refleja el variado impacto de la sequía

Técnicos del INTA Oliveros recorrieron su zona y cuentan cómo afectó el estrés hídrico a la oleaginosa según la estrategia agronómica adoptada y el tipo de lote.

A pesar del alivio que trajo el otoño, la campaña 2017/18 no será recordada con demasiado cariño. Tras las inundaciones del invierno pasado, el verano llegó casi vacío y, con mayor o menor intensidad, el déficit hídrico golpeó a casi todas las zonas agrícolas.

Como reflejo de las variadas situaciones que se pueden encontrar en el campo vale la pena conocer las experiencias que a mediados de marzo recolectaron los técnicos del INTA Oliveros Pedro Guglielmone, Juan Martin Enrico, Silvina Bacigaluppo y Mabel Beatriz Fior en una recorrida por sitios de la Red de Ensayos Comparativos de Soja, que conduce esa regional del INTA y sus Agencias de Extensión, y que incluyó lotes ubicados en las localidades de Carmen del Sauce, San Jerónimo Sud, Totoras y la Experimental Oliveros, todos localizados en la región sur de la provincia de Santa Fe, una región clave para la producción sojera argentina.

La recorrida, según explicaron los técnicos, tuvo como objetivos evaluar en conjunto la evolución de los cultivos según distintas prácticas de manejo, incidencia en las plantas del contenido de agua de los suelos, y también, la eventual presencia de malezas, plagas y enfermedades. Según lo que pudo observarse, las realidades de los cuatro sitios son muy contrastantes.

Enrico expresó que esta campaña, en líneas generales “no va a terminar siendo buena”. Hizo referencia a un rendimiento promedio de 25 y 30 quintales por hectárea, aunque señaló que “la heterogeneidad es notable y habrá lotes que no van a poder alcanzar esas cifras, porque ya se observa muy poco desarrollo de las plantas y poca carga de vainas”. A su vez, agregó que en los cuatro sitios visitados se registró una alta incidencia de enfermedades vasculares aunque con diferente intensidad.

Por su parte, Guillermo Gerster, del INTA Roldán, relató que en el lote sembrado en San Jerónimo Sud con 26 cultivares el día 10 de noviembre, el cultivo está en muy buen estado debido a que durante el mes de enero se produjo una precipitación de alrededor de 60 milímetros muy localizada y que abarcó una franja muy angosta sobre la zona donde se ubicó el ensayo; no obstante, aclaró que necesitaba “una nueva lluvia para terminar de llenar los granos”. Gerster destacó que en la zona los lotes en los que se efectuaron rotaciones presentan mejores condiciones que aquellos en que se reitera el monocultivo. “Puede presenciarse una leve infestación de yuyo colorado resistente, que ya es prácticamente normal en todos los lotes de la región”, indicó el técnico, y refiriéndose a las plagas añadió que se registraron ataques de trips, arañuelas y chinches por migración de lote en lote.

Alicia Condori, del INTA Totoras, en referencia a la zona y especialmente a un lote de la Cooperativa de AFA de esa localidad, en donde se sembraron 39 variedades de ciclo corto y largo de soja, expresó que el estado de este cultivo es bueno debido, entre otros factores, a un buen manejo del lote, a las rotaciones y al tipo de suelos allí presentes. Sobre la actual campaña, dijo que en lotes sembrados con soja de primera faltó agua y que se estima una merma de entre 15 y 20% del rendimiento. “Pero la soja de segunda, al igual que el maíz de segunda, han resultado muy afectados por la sequía y el rendimiento se reducirá hasta un 60%. Debido a las condiciones de sequía imperantes, también hubo presencia de trips y ácaros”, especificó.

Respecto a la zona de Carmen del Sauce, Gabriel Petinari, de AFA Bigand, dijo que en el ensayo que conduce en conjunto con INTA Arroyo Seco la planta de soja aún “resiste la sequía”, pero aclaró que en otros lotes ya se observan plantas “quemadas” e incluso sectores en donde no hay plantas. “La soja de primera rendirá un 25/30% menos de lo esperado, mientras que la de segunda se verá afectada entre 40/70%”, detalló.

Mientras tanto, el asesor Pablo Veguillas, de Semillería Argentina, de Totoras, brindó información de los primeros lotes cosechados en la zona de influencia de la EEA Oliveros. Los resultados confirman la heterogeneidad observada en la recorrida, con rindes que oscilan desde los 8 hasta los 40 quintales por hectárea, con un promedio de 22 qq/ha.

Clarín